Tasar coche online

Tasamos tu coche completamente gratis

Preguntas frecuentes


Internet permite hacer casi de todo a casi todas las personas. Uno de los avances que ofrece a los dueños de vehículos es saber cuánto vale su coche online. Además, eso no es todo, pues se ha creado un mercado en el que se puede, además de tasar coches, venderlos online, ponerse en contacto con desguaces para su venta o incluso conocer los trámites necesarios a cumplimentar para realizar todas estas acciones.

A continuación tienes resueltas las preguntas más frecuentes si estás pensando en tasar tu coche o venderlo. Pero además, no nos quedaremos ahí, pues también queremos ayudarte a comprender cuál es el camino a seguir para obtener un buen dinero por tu coche. Para terminar te diremos los pasos que has de realizar para venderlo una vez has decidido qué hacer con él.

Cómo tasar mi coche online

El procedimiento que hay que seguir para tasar un coche online es muy sencillo. Cada día que pasa se crean más portales y webs especializadas en este tipo de trámites. La razón no es otra que reconducir a los internautas interesados en tasar sus coches hacía las empresas de compra venta de vehículos para que se produzca el siguiente paso; vender el coche.

Para tasar nuestro coche tenemos que introducir una serie de datos. Los básicos son mes y año de matriculación, marca y modelo, motorización, potencia y acabado o versión. Por regla general, también necesitarás una cuenta de correo electrónico a la que te enviarán la tasación de tu vehículo.

Una ves introducidos esos datos, obtendrás una tasación o valor aproximado por nuestro coche. El valor del tasador de coches es aproximado pues tasar un vehículo es algo mucho más complejo que presentar un número en la pantalla de un ordenador. Por regla general estas webs obtienen los resultados que presentan de varias fuentes de información entre los que están Hacienda, GANVAM y varias sitios más.


Tasación de coche por matrícula

La forma en que tasamos un coche puede realizarse por dos cauces. El primero es empleando una serie de datos como mes y año de matriculación, motorización, acabado y demás. Esta primera opción, además de proporcionarnos una tasación nos ayuda a corregir el precio obtenido (al alza o baja) en función de cómo esté el vehículo conservado. Sin embargo, existe una segunda tasación que sólo tiene en cuenta la matrícula, el modelo, cilindrada, si es diésel o gasolina y el CO2 que emite.

Para realizar una tasación mediante este procedimiento sólo tenemos que conocer el número de la matrícula del coche y proceder a la consulta. Esta tasación es la que se conoce como valor venal del vehículo, pues sólo tiene en cuenta para obtener el precio el paso del tiempo sobre el modelo. En ella no se tienen en cuenta otros aspectos como sí se tienen en el primer tipo de tasación.

El ejemplo más claro de este tipo de tasación es el que llevan a cabo Hacienda, los Organismos Autónomos de Recaudación o incluso las aseguradoras de coches. Si conocéis a alguien que ha tenido un accidente con un vehículo de cierta edad pero que estaba muy bien cuidado y se lo han dado como siniestro total tenemos el problema. El propietario quiere arreglarlo, pues le daba buen resultado y el coche estaba decente. Sin embargo a la aseguradora le sale más barato darle "dos duros" por el valor venal (tasación por matrícula) que arreglárselo, pues ahí no tienen en cuenta el estado de conservación del vehículo.


Tablas para tasar coche

Anteriormente hablábamos de la tasación por matrícula o cómo calcular el valor venal del un vehículo. Ya sabemos que para el cálculo del precio sólo tienen en cuenta el modelo, la matrícula, cilindrada, si es diésel o gasolina y el CO2 que emite. Sin embargo, aún desconocemos el material que emplean para realizar este proceso. El Ministerio de Hacienda y Función Pública se encarga todos los años de realizar una ley en la que se regulan los precios para la venta de vehículos usados.

Este documento es la Orden HFP/1895/2016, de 14 de diciembre, por la que se aprueban los precios medios de venta aplicables en la gestión del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones e Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte. En el Artículo 2 se recogen que "los precios medios de venta, que se aprueban por esta disposición, serán utilizables como medios de comprobación a los efectos del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones e Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte".

Esta ley solo tiene en cuenta el precio para el año que se aprueba. Sin embargo, la administración realiza unas tablas correctoras en las que, mediante el establecimiento de un baremo corrector, se ajusta el precio de vehículo en función del tiempo que transcurrió desde que se matriculó por primera vez. Con ellas, los Organismos Autónomos de Recaudación establecen el valor que hay que pagar cuando se vende un vehículo y hay que pagar lo que todos conocemos como "transferencia".

Además de las tablas elaboradas por Hacienda, también tenemos las que confecciona Ganvam. Básicamente son las mismas que las realizadas por el ente público. La principal diferencia que existe entre unas y otras radica el formato y cómo se muestra la información. Por lo demás sirven para lo mismo, tasar un vehículo y proporcionar al dueño y valor monetario que pedir por su vehículo si está pensando en deshacerse de él.


Tasación oficial de vehículos

Por regla general, la tasación de vehículos se lleva a cabo por empresas externas que se dedican a la compraventa. Sin embargo, sí existe la posibilidad de que un conductor pueda tasar su coche empleando herramientas proporcionadas por las administraciones públicas. La forma de tasar, cualquier vehículo, empleando estas herramientas sigue el mismo patrón que emplean las empresas que existen en internet, es decir, marca, modelo, año de matriculación, combustible, versión y poco más.

El valor que obtendremos en esta tasación es la misma (aunque puede haber matices) que Hacienda proporciona en sus tablas. La razón es sencilla y tiene que ver con el hecho de vender nuestro vehículo, pues está sujeto al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas. Este tributo, como está transferido a las Comunidades Autónomas, puede sufrir variaciones en su cuantía y por ello son las administraciones territoriales quienes marcan las reglas a seguir a la hora de liquidar este impuesto.

Podemos encontrar en la Comunidad Autónoma de Extremadura o Castilla La Mancha ejemplos de cómo una administración pública facilita a un conductor la tasación de su vehículo. Esta herramienta persigue un fin, y es que el dueño del vehículo conozca cuánto debe pagar si adquiere un vehículo usado. Además, sirve como marco de referencia para ayudar a los conductores a conocer el valor venal de su vehículo.


¿Se puede tasar un coche online sin email?

La respuesta es sí aunque suelen ser menos fiables y varían mucho de unas webs a otras, por eso te recomendamos nuestro formulario para la tasación de coches

En función de la web a la que accedamos nos pedirán los siguientes datos para tasar el coche: marca, modelo, motorización, acabado, mes de matriculación, año de matriculación, kilometraje recorrido, un correo electrónico y en algunas hasta un código postal. Pero además de todo ello, algunas nos preguntarán por el tipo de carrocería del modelo, si tiene o no extras, estado de conservación general y si tiene o no libro de mantenimiento sellado por el servicio oficial.

Evidentemente, el precio de tasación que nos den por nuestro coche será más fiable si la información que proporcionamos a la web es mayor y verídica.

Si la web tiene acceso a las tablas para tasar vehículos que confecciona Hacienda o Ganvam este servicio tiene un coste. Si la web tiene acceso a estas tablas pero no son las últimas versiones o revisiones su coste es más contenido. Por ello, en función de la fuente donde obtengan la información el coste será diferente.


Tasación de coches averiados para desguace

Al igual que para tasar nuestro coche si lo vendemos a un tercero, también podemos realizar una tasación de coches averiados para desguace. Hay que tener en cuenta que, cuando un vehículo de cierta edad sufre un accidente y su propietario no quiere arreglarlo debe llevarlo a un CARD. Además, también están los que sufren una avería de entidad y sus propietarios no quieren gastarse un dinero en asumir su reparación.

Cuando se dan alguna de estas situaciones, y otras varias, lo mejor es negociar la venta de nuestro vehículo a un desguace. La tasación de estos coches sigue un patrón muy similar al que tienen los vehículos que se ponen a la venta. La principal diferencia radica en que además de aplicar las tablas que elabora Hacienda para saber el valor venal del vehículo, también se aplican otros coeficientes reductores del precio en función del tipo de problema que presente el vehículo.

Por regla general para llevar a cabo la tasación de vehículos para desguace nos piden una serie de datos. Nombre y Apellidos, teléfono, mail, marca, modelo, año de matriculación, acabado, kilómetros, tipo de combustible y tipo de problema que afecta al modelo. Este punto es el más importante, pues cuantos más datos e información proporcionemos al desguace, mejor podrá ser la tasación por nuestro vehículo averiado.

Una vez hemos proporcionado esta información en la web nos ofrecerán un precio. Además, nos informarán sobre la posibilidad de realizar una visita al lugar donde se encuentre el vehículo para conocer el estado real del automóvil. Es ahí donde se ofrece el precio real que el desguace está dispuesto a pagar por el vehículo averiado. Si el acuerdo se produce, normalmente se proporciona una grúa, sin coste para el vendedor, que procederá a la retirada del vehículo.


¿Dónde puedo vender mi coche online?

A medida que internet ha crecido y proporcionado herramientas a las personas para conocer la tasación de sus vehículos, también ha traído otras ventajas. Cuando tenemos la tasación nos sobreviene una pregunta, ¿dónde puedo vender mi coche online? La respuesta es fácil pues, al calor de estas webs que ofrecen tasación, han nacido otras que se han especializado en la compra de los vehículos tasados.

En un primer momento el funcionamiento de estas webs se basa en la tasación por matrícula siguiendo las tablas que proporciona Hacienda. Si el vendedor está interesado en el precio de tasación que le ofrecen es cuando se concierta una cita (en domicilio o el lugar donde les indiquen) para que los comerciales le proporcionen una tasación real en base al estado del vehículo.

El precio que obtienen los vendedores por sus coches suele situarse en la media (no es ni superior o inferior a lo que el mercado fija), pues es la oferta y demanda de los modelos quien fija los precios no las empresas. De todas formas, si llegamos a un acuerdo y el precio que nos ofrecen por nuestro vehículo es el que estamos dispuestos a aceptar se pasa a cerrar la venta y realizar los trámites para realizar el traspaso de propiedad.

Con el paso del tiempo, las empresas de compraventa han proliferado por internet. Hay que tener mucho cuidado al dirigirnos a ellas pues podríamos ser víctimas de estafas o fraudes. El punto en el que más hay que desconfiar es en el valor que nos ofrezcan por nuestro vehículo. Si la tasación que nos dan es mayor a la media de las que hemos obtenido en otras plataformas debemos dudar. Además, si para realizar la tasación presencial nos solicitan algún requisito extraordinario o adelantar algún dinero debemos rehusar la invitación.


¿Por cuánto puedo vender mi coche?

¿Por cuánto puedo vender mi coche? Esta es una pregunta que nos hacemos todos si estamos pensando en vender nuestro vehículo. Cuando compramos un bien y lo usamos durante varios años, terminamos sintiendo apego, por ello, cuando hablamos de deshacernos de él surge la siguiente dicotomía. Por una parte, si tenemos aprecio real al coche, no nos querremos deshacer de él, y por otra queremos que se nos pague bien.

Esta cuestión es más psicológica que real. El valor de un vehículo depende en gran parte de las tablas que confecciona Hacienda y el número de matrícula. Sin embargo, también influye el estado general de conservación así como el tipo de modelo que sea. Si pertenece a una marca de prestigio o es un modelo de nicho o especial su valor puede verse incrementado. Todos estos aspectos hay que tenerlos en cuenta antes de fijar un precio de venta.

También existe una diferencia. No es lo mismo vender nuestro vehículo a un particular que a un compraventa. El particular pagará una cantidad mayor o menor por el vehículo en función de la antigüedad, grado de conservación y "grado de enamoramiento" por el modelo. El compraventa pagará el valor justo (tirando a la baja) del vehículo pues para poder venderlo y obtener ganancia de la venta ha de revisarlo, reparar los problemas que pueda tener y dar un año de garantía (por ley) al comprador.

Por tanto, a la hora de deshacernos de nuestro coche debemos tener en cuenta todas las variables vistas anteriormente. Con ellas en la mano debemos marcar un precio justo y estudiar si nos merece la pena revisar el precio a la baja o al alza dependiendo de la necesidad que tengamos de desprendernos de él. La mejor forma de acertar es marcando un precio que se sitúe justo en la media del mercado.


Cómo vender un coche para desguace

La venta de vehículos a desguaces es más común de lo que podemos imaginar. Los CARD necesitan de ellos para obtener piezas de recambio que vender a talleres y particulares. Por ello, si nuestro vehículo es viejo, ha sufrido un accidente y es declarado siniestro, o sufre cualquier otra avería (inundación, incendio o deterioro extremo) una opción para ganar algo de dinero es venderlo a un desguace. Sin embargo, cuando queremos realizar este trámite y no sabemos cómo vender un coche para desguace nos pueden asaltar dudas sobre su efectividad y seguridad.

Los pasos que hay que llevar a cabo para que nuestro vehículo acabe en un desguace son muy sencillos. La razón es que el vehículo que vendamos a un CARD no va a circular más por las carreteras y por tanto el proceso se acorta sensiblemente. Lo primero que debemos hacer es dirigirnos a un desguace y preguntar si están interesados en adquirir nuestro vehículo. Nos harán varias preguntas para conocer su estado general así como ciertos aspectos como el modelo, motorización y demás.

Si les interesa y el vehículo no puede moverse debemos concertar una cita para que acudan a donde esté el vehículo para que realicen una tasación in situ. Si llegamos a un acuerdo con el precio y ambas partes estamos satisfechos debemos iniciar los trámites para el cambio de titularidad. En este caso, el desguace enviará una grúa a recoger el vehículo (este servicio corre por cuenta del desguace) y lo retirará a sus instalaciones.

Para cerrar el trato debemos acudir a las instalaciones del desguace (o en el momento de la recogida en grúa) para firmar el contrato de compraventa. En este contrato deben figurar los datos del vendedor y comprador y se debe hacer mención expresa al fin que tendrá el vehículo (su achatarramiento). Además, será el desguace el encargado de dar de baja el vehículo en tráfico y de hacernos llegar a nuestro domicilio del justificante de tráfico en el que figure que nuestro vehículo ha sido achatarrado.


Trámites para vender coche

Cuando tomamos la decisión de vender nuestro coche y hemos encontrado un comprador dispuesto a quedarse con él debemos seguir varios pasos. La Dirección General de Tráfico, en su web oficial, nos indica qué procedimientos hay que seguir para que la venta del coche se lleve a cabo de forma segura y siguiendo la ley. Lo primero que tendremos que hacer, antes de iniciar los trámites, es levantar la reserva de domino que pesa sobre nuestro vehículo.

Esta reserva es la que imponen las financieras y bancos a ciertos productos cuando recurrimos a ellos para su compra. Una vez se ha terminado de pagar la financiación el comprador debe acudir a esta para que, mediante un documento, retiren esta anotación. Hay que tener mucho cuidado, pues si el vehículo cuenta con esta reserva no se podrá realizar el cambio de titularidad en tráfico. En caso contrario, si la compra del vehículo no fue mediante financiación nos saltaremos este paso.

Cuando hayamos solucionado este trámite, los pasos a seguir para vender un coche (entre particulares) son los siguientes.

  1. Nunca entregar el vehículo si no se ha firmado el contrato de compraventa. En este documento hay que especificar el día y la hora en la que se entrega el vehículo, pues nos servirá para discernir las posibles responsabilidades ante posibles multas o problemas.
  2. Junto con el contrato el vendedor deberá quedarse con una fotocopia del DNI del comprador.
  3. Una vez completados estos pasos el vendedor se debe comprometer a facilitar en un plazo de 15 días fotocopia del permiso de circulación en el que figure que el vehículo ya es de su propiedad. Si transcurriera este periodo y el vendedor no remite dicho documento, deberás acudir a la Jefatura de Tráfico para comunicar que has vendido este vehículo. Para ello tendrás que rellenar el impreso "trámite de notificación de venta".
Si la venta se lleva a cabo a un profesional o compraventa debemos tener en cuenta los siguientes pasos.

  1. Cuando entregamos el vehículo nos deben dar copia de la factura de compraventa. En ella debe constar el día y hora en que depositamos el vehículo en sus instalaciones. Con ello quedamos libre en caso de surgir algún incidente tras la entrega del vehículo.
  2. Una fotocopia del CIF de la empresa (debe aparecer igualmente en la factura de compraventa).

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies La aceptas al continuar navegando.